Páginas vistas en total

miércoles, 26 de julio de 2017

APRAXIA


¿Qué es la apraxia?

La apraxia es la incapacidad para realizar movimientos o acciones precisas debido a un trastorno neurológico. Una persona con esta condición intentará realizar una acción específica o hacer un gesto, y tendrá la capacidad física para hacerlo, pero el cerebro no se lo permitirá. Se manifiesta de muchas maneras diferentes, la apraxia se produce cuando los hemisferios cerebrales tienen un mal funcionamiento, de tal manera que una persona es incapaz de controlar estas acciones. Una persona puede tener uno o más tipos de apraxia al mismo tiempo.

Tratamiento de la apraxia

Esta condición puede variar en gravedad, desde formas leves, a veces llamado dispraxia, hasta muy graves. Terapia física, terapia del habla y terapia ocupacional puede causar a veces mejora. El grado en que la terapia alivia el problema varía entre los pacientes. A veces, hay un trastorno neurológico subyacente que causa la apraxia, en particular en pacientes de edad avanzada. Si este es el caso, el tratamiento médico para el trastorno subyacente a veces puede curar el trastorno, o hacer que el tratamiento adicional con una terapia más eficaz.

¿Qué tipos de apraxia existen?

Apraxia ideacional

La apraxia ideacional es una clase de apraxia que causa incapacidad para realizar tareas con múltiples pasos, como por ejemplo hacer un sandwich o tomar una ducha.
Debido a las anomalías, ideacionales conceptuales, también pueden tener dificultades para usar correctamente los objetos reales. Durante la afección, podrán utilizar una parte del cuerpo como objeto, como el dedo índice como una llave. Aún así, las acciones estarán fuera de la secuencia temporal. Por lo tanto, estos pacientes parecen ser incapaces de acceder a la memoria que les permite actuar adecuadamente. En este sentido, los pacientes a veces tienen dudas a la hora de realizar una tarea, ya que tienen dificultades para entender lo que se les ha pedido.
Esta forma de apraxia está, por lo general, causada por graves perturbaciones en la secuencia temporal de los actos motores. Es decir, la cadena separada de enlaces que constituyen todo un movimiento disociado, de tal manera que la idea predominante del movimiento en su totalidad se pierde. Por lo tanto, estos individuos cometen una serie de errores temporales y espaciales al realizar ciertos movimientos, aunque las acciones individuales, de forma aislada, se pueden conservar y realizar con precisión. Por ejemplo, un paciente puede girar la mano antes de insertar la llave, beber de un vaso antes de llenarlo de agua, o absorber de un cigarrillo y luego encenderlo.

Apraxia ideomotora


La apraxia ideomotora es un tipo de apraxia caracterizado por la incapacidad de llevar a cabo una acción en respuesta a una orden verbal.
Además, los pacientes con apraxia ideomotora tienden a tener dificultades con lo sencillo en comparación con los movimientos complejos. Por lo tanto, las acciones como decir adiós, lanzar un beso se pueden realizar de manera deficiente. Por otra parte, muchos pacientes tienden a comentar sus acciones continuamente, es decir, sufren un desbordamiento verbal.
La apraxia ideomotora se asocia generalmente con las lesiones en el lóbulo parietal inferior del hemisferio izquierdo. Estas personas tienden a ser muy torpes cuando realizan un acto, y pueden realizar un movimiento anterior erróneamente. Estas personas también tienden a ser muy deficientes cuando se intentan realizar una acción o cuando hacen una imitación, y pueden utilizar mal diferentes objetos. Los pacientes mostrarán anomalías apráxicas tanto en la mano derecha como en la izquierda.


Apraxia constructiva

Los pacientes con apraxia constructiva tienen dificultad para dibujar figuras o construir formas.

La apraxia de construcción no es un trastorno unitario y se puede expresar en un gran número de maneras. En una tarea de dibujo o copia, si el niño sufre apraxia, puede pasar que:
  • No dibuje los detalles.
  • La desalineación de las figuras.
  • Falta de atención a los detalles.
  • Interrupciones del eje horizontal (por ejemplo al dibujar una recta).
  • Invertir o rotar las formas.
  • Disperar las piezas de las formas.
  • Desajustar los ángulos de las figuras.
El déficit de construcción es más grave después de que haya un daño cerebral en el hemisferio derecho, los trastornos relacionados con el funcionamiento de la construcción y con la manipulación espacial pueden ocurrir con lesiones que se producen a la mitad del cerebro. Por lo tanto, dependiendo de la lateralida, así como de la extensión y del sitio de la lesión, el déficit también puede adoptar diferentes formas.
En general, el tamaño y, la localización de la lesión dentro del hemisferio derecho tiene poca o ninguna correlación con la magnitud de los déficits visuales y espaciales o constructivos, aunque las lesiones en el parietal derecho tienden a oculomotora

Apraxia oculomotora


La apraxia oculomotora es un tipo de apraxia caracterizado por la dificultad para mover los ojos de la forma deseada.
Aún no se sabe por qué las personas nacen con esta condición. Algunos especialistas han considerado que la genética juega un papel importante. Es importante señalar, sin embargo, que la mayoría de los niños con síndrome de Joubert tienen apraxia oculomotora, y que el síndrome de Joubert es genético.

Algunos padres prefieren que los hijos reciban terapia visual, pero algunos padres creen que la apraxia oculomotora no se puede curar y por lo tanto, no hay ninga terapia posible. Se ha demostrado, sin embargo, que el problema mejora con los años. Algunos creen que es debido a que la parte subdesarrollada continua creciendo en los niños durante los primeros años de vida, casi hasta el punto que llega a ser perfectamente normal. Otros creen que es simplemente porque la gente aprende a compensarlo, al igual que aprenden a mover la cabeza más lentamente para que coincida con los movimientos de los ojos en todo momento.

Apraxia verbal


La apraxia verbal es otro tipo muy comun de apraxia. Los que la sufren, passan un mal rato cuando hablan. A menudo se diagnostica en la infancia, si un niño desarrolla el habla con un retraso considerable, o tiene más dificultad de la normal con la coordinación de los movimientos de la boca cuando trata de formar palabras.
Está condicionse presenta en las personas que nacen con una condición que afecta al habla o que adqueiren más tarde la capacidad de hablar. No es que la persona con esta condición sea físicamente incapaz de hablar. Sino que la capacidad de decir de forma inteligible palabras completas o sonidos puede verse afectada, esto provoca frustraciones y dificultades. A menudo, la persona con apraxia verbal sabe exactamente lo que queire decir, pero todavía no puede decirlo.
Algunos factores que pueden ser indicativos de que el niño sufre apraxia verbal incluyen la incapacidad para decir las palabras que se conocen, las palabras que ensayan, y poner énfasis en las sílabas equivocadas, dando la impresion de que un día saben una palabra y al siguiente ya no, y decir una palabra una vez, pero ser incapaz de decirla de nuevo. Es importante entender que estos síntomas no son necesariamente apraxia verbal. Algunos niños pueden tener retrasos en el habla que se parecen a la apraxia pero no lo son. Algunas personas también trabajan con los neurólogos, los otorrinolaringólogos, los médicos u otros especialistas.
Los dos tipos principales de este trastorno son el desarrollo y la adquirida. La apraxia verbal adquirida tiende a ser el resultado de enfermedades o lesiones que pueden afectar al cerebro. Las personas que sufren accidentes cerebrovasculares pueden desarrollar esta condición y se podría relacionar con otros trastornos del habla y del lenguaje, como la debilidad física que afecta a la pronunciación de las palabras. La lesión cerebral traumática, como una conmoción cerebral o las enfermedades que generan una inflamación en el cerebro grave, también podrían dar lugar a la apraxia del habla. Con una terapia del habla, la condición puede ser temporal o puede seguir siendo permanente, dependiendo del grado del daño.
La apraxia de desarrollo del habla es algo que puede comenzar a hacerse notar cuando los niños empiezan a hablar con más fluidez, por lo general a la edad de los tres o cuatro años. Se podría solucionar sin embargo, pero la falta de poder decir lo que se necesita no suele pasar desapercibida cuando los niños comienzan la escuela. Ya sea antes o después del comienzo de clases, los niños que pueden tener esta condición se llevan a especialistas para intentar diagnosticarlos. Las pruebas específicas por los patólogos del habla pueden reducir los trastornos del habla, y otros síntomas como la falta de coordinación o de lectura.

Apraxia orofacial


La apraxia orofacial, a veces llamada apraxia bucofacial, es el tipo más común. Este tipo limita el movimiento facial y hace que sea difícil o imposible para el paciente lamerse los labios, silbar, o guiñar un ojo. Este es el tipo más común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario